¿Es usted una persona dependiente?

Antes de leer este artículo, haga el siguiente test para ayudarle a responder a esta pregunta. Le sugiero que tome el tiempo necesario para contestar correctamente a cada una de las preguntas.

Responda con una de las siguientes palabras:

NUNCA – A VECES – A MENUDO – SIEMPRE

1) Cambio de idea cuando alguien a quien aprecio tiene una opinión distinta a la mía.

2) Me cuesta decidirme sin la aprobación o la opinión de alguien.

3) Quiero que se me reconozca cuando me sacrifico por alguien

4) Necesito que me feliciten para creer que he actuado bien.

5) Necesito ser extraordinario antes de felicitarme.

6) Pierdo el interés por lo que tengo que hacer cuando estoy solo.

7) Necesito encender la radio o la televisión en cuanto llego a mi casa.

8) Me siento abandonado o rechazado cuando no se ocupan de mí. Busco la atención de los demás.

9) Atraigo a gente con problemas. Se abren a mí con facilidad en busca de ayuda de mi parte.

10) Siento que no me queda tiempo para mí. Estoy demasiado ocupado haciendo cosas por los demás.

Puntúe sus respuestas como se indica a continuación:

Nunca = 0 A veces = 1 A menudo = 3 Siempre = 5

De 40 a 50 puntos = muy dependiente

De 20 a 40 puntos = medianamente dependiente

De 10 a 20 puntos = poco dependiente

De 0 a 10 puntos = enhorabuena, usted tiene mucha estima de sí mismo

Le sugiero que alguien que le conozca bien complete el cuestionario por usted para verificar sus respuestas, ya que a veces nuestro ego nos juega malas pasadas y no queremos vernos como somos de manera objetiva.

¿Qué significa "Ser una persona dependiente"?

Podemos afirmar que una persona es dependiente cuando no puede realizarse sin la acción o la intervención de otra persona. De esta manera, se sitúa bajo la autoridad de dicha persona. Podemos concluir diciendo que la dependencia se sitúa a un nivel afectivo, porque su felicidad sólo puede ser completa si afecta o es afectada por otra persona.

¿Por qué nos volvemos dependientes?

Es muy sencillo; no nos queremos bastante. Nos falta autoestima y desarrollamos una imagen negativa de nosotros mismos.

Otro factor importante es no asumir nuestra responsabilidad. La mayoría de los padres, al no conocer la ley espiritual de la responsabilidad que hace que cada persona sea el propio creador de su vida, no pueden enseñarla a sus hijos. Al ignorar esta gran verdad, creímos, cuando éramos jóvenes, que los demás eran responsables de nuestra desdicha o de nuestra felicidad. Así pues, cuando no hay nadie para responder a nuestras necesidades afectivas, nos convertimos en personas carentes de afecto y con expectativas de los demás, situación sumamente desagradable e inconfortable.

He aquí las etapas por las que pasamos para volvernos dependientes:

1) El niño vive una falta de afecto. Esto no significa que sus padres no lo hayan querido. La falta es real desde el punto de vista del niño porque lo ha registrado así en su memoria, según su propia percepción y su sentir.

2) Esta falta de afecto hace que el niño viva un dolor que queda grabado en sus cuerpos físico, emocional y mental.

3) El niño decide creer que esta falta de afecto le es imputable, es decir, cree que no es lo bastante amable, que no es lo bastante importante para que se ocupen de él según sus deseos. Se acusa de que le falta algo y cree que es por ello que los demás no se interesan bastante por él. Mantiene una imagen muy negativa de sí mismo y se encierra cada día un poco más.

4) Para sobrevivir decide hacer todo lo posible para acabar con este dolor incesante. Para ello adopta un comportamiento que no es realmente el suyo y se convierte en lo que los demás desearían que fuera.

5) Encuentra un derivado físico que le ayuda a paliar el estrés del dolor físico vivido. Este derivado le ayudará a crear una ilusión de plenitud para llenar el vacío que siente debido a la falta de afecto. Llega al convencimiento de que la felicidad que busca debe venir del exterior. Una persona dependiente no puede prescindir de un substituto (derivado físico) para llenar su vacío afectivo. Los siguientes substitutos son los más populares:

- El tabaco

- El alcohol

- Las drogas y los medicamentos

- El café o el té

- El azúcar (caramelos, chocolate, galletas, postres, etc.)

- Los refrescos (cola, etc.)

- La televisión, la radio, el teléfono

- Los deportes

- La lectura

- El sexo

- El ordenador, Internet

Para verificar si puede arreglárselas sin estos sustitutos, le sugiero que se abstenga de uno de ellos durante una semana. Si al cabo de una semana no lo ha echado en falta y no se ha sentido mal por ello, significa que no depende de él, sino que se trata más bien de una preferencia o una costumbre.

Este ejercicio le ayudará a concienciarse de su grado de dependencia. Por ejemplo, si no puede evitar comer azúcar durante más de un día, su dependencia del azúcar es mayor que si puede abstenerse de él durante cinco días. En cambio, este ejercicio es inútil si usted se controla. En cuanto sienta que le falta, si se fuerza en seguir absteniéndose, su dependencia no se verá disminuida.

La verdadera dependencia no es el azúcar o cualquier otro sustituto utilizado, es afectiva. Si usted se da cuenta de que es dependiente de varios sustitutos físicos, esto le indica que su dependencia afectiva es fuerte. A continuación le presentamos diferentes formas existentes de dependencia afectiva:

- Consentimiento u opinión de los demás: Se puede buscar el amor de los demás creyendo que cuando están de acuerdo con nosotros nos demuestran que nos quieren. Una persona piensa de este modo porque no tiene confianza en su propia opinión. Le asusta demasiado equivocarse. Se trata de una consecuencia de su falta de estima. También es posible que sea alguien que cambia de idea o que se cuestiona en cuanto otra persona le expresa su desacuerdo o no comparte la misma opinión sobre su elección o decisión.

- Reconocimiento y agradecimiento: El tipo de persona que depende del reconocimiento es aquella que cree que nunca hace lo suficiente para ser amada. Se sacrifica sobre todo para ser reconocida. En cuanto obtiene el reconocimiento de los demás se siente llena de energía y querida. Su carencia afectiva se ve momentáneamente colmada.

- Cumplidos: La persona que necesita cumplidos para sentirse querida es aquella que no cree ser suficientemente buena. Duda fácilmente de sí misma. Se compara a menudo con lo que considera que es mejor que ella y le cuesta mucho alabarse a sí misma. Es un tipo de persona que intenta impresionar a los demás.

- Presencia: Muchas personas no pueden quedarse solas durante varias horas, y aún menos durante una semana, y sentirse bien. Las personas de este tipo se sienten fácilmente rechazadas, abandonadas y aisladas de los demás. Para ellas, la presencia de otra persona es una prueba de amor y de afecto. Si hay alguien presente en la casa o no muy lejos se sienten bien. En cuanto se encuentran solas, ya nada les interesa. Lo que les interesa cuando están con alguien, les aburre si están solas. No saben qué hacer cuando están solas. En cuanto están con alguien recuperan su energía. Una persona que vive sola puede pertenecer a esta categoría, ya que la radio o la televisión sirven de sustituto. El teléfono también puede desempeñar este papel.

- Atención: Una persona puede depender de la atención de los demás además de su presencia, lo que revela un mayor grado de dependencia. El que necesita atención busca por todas las maneras posibles que le hablen y que se ocupen de él. Busca valorizarse sin cesar a través del otro, ya que no puede hacerlo solo. No sabe cuando dejar de hablar o cuando marcharse cuando visita a alguien. Son a menudo personas molestas.

- Sentirse útil: La persona que es dependiente de sentirse útil es aquella a la que le gusta mucho sentirse indispensable para la felicidad de los demás. Se siente atraída por personas con diversos problemas que además se confían a ella. Es una persona a la que le gusta "hacer" por los demás. Cree sinceramente que hay que olvidarse de sí mismo para ocuparse de los demás. En consecuencia, tiene dificultades para reconocer sus propias necesidades. Incluso si a veces se queja de que los demás se aprovechan de ella, ello no le impide seguir queriendo ser útil. Esta actitud le ayuda a colmar el vacío creado por su falta de amor por sí misma.

- Ser dirigido o dominar: Ciertas personas no pueden sentirse bien si otras no las dirigen. Esto no significa que se trate necesariamente de personas sumisas. Para este tipo de personas, el hecho de decirles lo que tienen que hacer, cómo hacerlo y por qué es una prueba de amor, ya que no confían en sus propias decisiones. Esto afecta en consecuencia a la estima que tienen por sí mismas por lo que, para colmar su carencia afectiva, necesitan sentirse queridas por los demás.

Como puede ver, expresamos nuestra dependencia de varias formas. Si usted se encuentra en varias de ellas, esto le indica que hace muchas piruetas para que le quieran y que ya es hora de que empiece a quererse tal como es en vez de gastar tanta energía tratando de ser amado.

Grado de dependencia física = Grado de dependencia afectiva = Grado de falta de amor por sí mismo

¿Cuáles son las consecuencias de ser dependiente?

Los tres cuerpos del cuerpo material del ser humano se ven afectados. Se utiliza mal el cuerpo mental, ya que sirve para alimentar varias creencias falsas sobre sí mismo, tal como hemos descrito más arriba. Estas creencias generan miedos, angustia, culpabilidad, ira, decepciones, resentimiento e incluso odio hacia sí mismo o hacia los demás.

El cuerpo emocional también está bloqueado, ya que la persona dependiente escucha raramente sus propios deseos y necesidades. Todos los momentos que utiliza para intentar ser amada le impiden ser ella misma. Cuando otra persona viene a colmar su dependencia o cuando hace una transferencia en una dependencia física, porque no encuentra a nadie para colmar su dependencia, vive en la ilusión de la felicidad.

En cuanto al cuerpo físico, éste se ve afectado cada vez que alguien llena su vacío interior por uno de los sustitutos mencionados anteriormente. La persona no le da a su cuerpo físico lo que realmente necesita para estar en buena salud. De esta manera, estropea su cuerpo con estrés, lo cansa y finalmente lo enferma.

Por el contrario, cuando usted se vuelva consciente de una dependencia física, le sugiero firmemente que dé las gracias a su cuerpo, ya que éste le ayuda a descubrir que es dependiente afectivamente y le ayuda además a reducir el estrés relacionado con el dolor afectivo.

¿Qué podemos hacer para disminuir nuestra dependencia?

Cuando usted se vuelva consciente de una dependencia física, como por ejemplo sentir una gran necesidad de tomar azúcar, tome el tiempo de notar qué es lo que le falta afectivamente en su vida en el momento en que la necesidad de tomar azúcar es fuerte.

¿Se trata de una falta de aprobación, de reconocimiento, de presencia, de atención, de sentirse útil o de que otra persona le dirija? Esto le permitirá relacionar la dependencia física y la dependencia de otra persona para sentirse bien. (Una pequeña advertencia: para volverse consciente de una dependencia física, hay que verificar cuánto tiempo podemos prescindir de ella sin que su falta nos provoque un sufrimiento).

Tomemos como ejemplo el caso de una persona con las dos dependencias siguientes: la televisión para llenar su falta de presencia y el azúcar cuando le falta el reconocimiento. Cuando note que come azúcar, sabrá inmediatamente que le falta reconocimiento. Cuando no pueda prescindir de ver la televisión, sabrá que necesita una presencia para ser feliz.

Si éste es su caso, trate de encontrar la manera de reconocerse o de darse las gracias a sí mismo. Si no es capaz de ello, le sugiero que en este caso le pida a alguien que lo haga en su lugar. El hecho de confesarle a alguien que ha descubierto su dependencia afectiva así como los medios que utiliza para compensarla, le ayudará enormemente a recuperarse. Le recuerdo que la etapa más importante para que haya una eventual transformación consiste en darse el derecho de ser dependiente a nivel afectivo (y físico) por el momento.

Intentar controlarse en su dependencia física porque no la acepta significa que no se da el derecho de ser dependiente afectivamente. No darse este derecho es la mejor manera de seguir siendo dependiente. Cuanto más queremos cambiar algo, menos cambia. Cuanto más aceptamos un estado y nos damos el derecho de ser de esta manera (incluso sin estar de acuerdo), más cambia. ¿Por qué? Porque darse este derecho es un signo de amor por sí mismo y este amor tiene un poder de curación más rápido que cualquier otro medio.

Usted volverá a estar gradualmente en contacto con la persona maravillosa que es y tendrá cada vez más estima por sí mismo. Dése el tiempo de conseguirlo. Todos los humanos son dependientes en diferentes grados. Estamos todos aquí para aprender a querernos más. Así pues, dése el derecho de ser el ser humano que es con sus carencias temporales. Lise Bourbeau

Aleksandra Grace y la Escuela 5 Estrellas invitan a Lise Bourbeau, autora de bestsellers y conferenciante, a Barcelona. Ha escrito 23 libros y es reconocida mundialmente. Después de 16 años en el mundo de los negocios, dejó todo y tomó un nuevo camino en su vida: ayudar a la gente a conocerse a sí misma a través de la escucha del cuerpo. Es la fundadora de la mayor escuela de crecimiento personal de Canada en Quebec: Centre Escucha tu Cuerpo. Sus libros han sido publicados en 12 idiomas.

Entre ellos están: "Obedece a tu Cuerpo. Ámate", "Escucha tu Cuerpo, es tu mejor amigo en la Tierra" , "Las 5 heridas que impiden ser uno mismo", etc. Ha inspirado a muchos terapeutas y personas que están ahora en el camino de la sanación, investigación espiritual y desarrollo personal. En Mayo de 2018 va a compartir 2 Talleres en Barcelona: 5 y 6 de Mayo VIVIR EN ARMONÍA Aprende a vivir en armonía contigo mismo y con los demás 8 y 9 de Mayo LAS 5 HERIDAS QUE IMPIDEN SER UNO MISMO Sana tus heridas y descubre tu verdadero ser Mas información

Follow Us

International:

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

На русском языке:

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
Recent Posts
Archive