Cómo abrir los talentos naturales de tu hijo

November 20, 2015

 

Nuestra infancia es un momento realmente importante. Desde pequeños sabemos a qué estamos predestinados. Es algo que nuestra alma y nuestra esencia ya conoce.Por ello es esencial que cuando los padres educan a sus hijos llenen su alma con amor, para que ese niño tenga espacio donde su parte positiva pueda manifestarse y le desvele qué es lo que realmente quiere hacer o a qué está destinado. Vamos a potenciar los talentos de los niños.

 

El momento de la infancia es determinante para que los niños descubran y potencien cuál es su misión en esta vida y la realicen con amor para llegar a ser adultos felices. A veces los adultos no saben cómo hacer lo correcto con los niños.

 

La infancia es un periodo crucial porque el niño aún no se ha contaminado con todos los programas impuestos por la sociedad. El niño no tiene conciencia de religiones, o status social, ni sabe qué es un paradigma. No está arrastrando ninguna maleta pesada. Es la esencia más pura de un alma que ha venido a la tierra para experimentar y ser feliz.

 

No debemos bloquear las inquietudes del niño

 

 

Muchas veces el niño desea tener todos los colores en sus lápices y solo quiere dibujar. El dibuja realmente bien, tiene grandes ideas pero los padres quieren que sea un jugador profesional de fútbol. En vez de apuntarlo a clases de pintura, lo llevan todas las semanas a entrenar con otros compañeros. Puede que al niño le guste el fútbol pero sus padres están bloqueando su creatividad, no le están permitiendo que desarrolle su destino de la forma en que él quiere.

 

Otros padres ven que su hija tiene una voz preciosa. Sin embargo a ella le suponen un esfuerzo tremendo las matemáticas. A veces los padres intentan educar a sus hijos advirtiéndolos de que si no aprueban las matemáticas no podrán ir a sus clases de canto. Esto hace que el niño se reprima y no exprese realmente su esencia que es cantar.

 

El trabajo con los niños para descubrir sus talentos naturales

 

 

Muchos padres intentan educar a sus hijos de la mejor forma posible. Les inculcan amor y los mismos valores que les han inculcado a ellos pero ¿y si estuvieran equivocados? La educación en la infancia es un proceso complejo porque nunca se sabe cuál es la fórmula perfecta para acertar.

 

Mi compañero Antonio Tirado ha escrito un libro para niños y adultosSemillas de la Vida que viene acompañado de un material, unos símbolos que ayudan a revelar los talentos que cada uno tiene. Cuando yo trabajo con la gente, o con los niños, algunos veces uso este material y este libro. Me conecto con los símbolos y he visto como cambia la energía.

 

Este libro y otros materiales pueden serviros para ayudar a vuestros hijos a que desarrollen realmente sus talentos, a que no abandonen las capacidades extrasensoriales que ellos traen desde su nacimiento en la Tierra. Todo esto para que puedan ser felices.

 

Cómo trabajar con niños

 

 

Durante tres años aproximadamente trabajé con ellos en un campamento en las vacaciones de verano. Les ayudaba a abrir sus capacidades extrasensoriales, a sentir las energías, la telepatía, el don de ver las auras, las capacidades de su cuerpo.

 

Los niños son muy abiertos para estos temas y también tienen una facilidad enorme para abrirse porque su mente no está llena con los programas de la sociedad. Ellos son capaces de vivir por dentro lo que yo hago. De asimilarlo y aprehenderlo.

 

Los padres me llamaban para decirme: “Qué has hecho con mi hijo, no lo reconozco”. Se sorprendían porque sus hijos se comportaban como adultos, con el mismo nivel de responsabilidad, con el mismo nivel de creer en sí mismos y de respetar a los otros. Incluso los padres aprendían de sus hijos.

 

Lo interesante de todo esto, es que cuando los niños volvían al campamento al siguiente año, estaban divididos en dos grupos: los que habían guardado este nivel y habían avanzado y los que habían olvidado completamente todo lo que habían aprendido.

 

Los del primer grupo habían guardado este  nivel de apertura y de desarrollo porque sus padres habían trabajado con sus hijos. Ellos los habían ayudado a desarrollarse dentro de un ambiente familiar y de amor, lleno de positividad que había calado profundamente en el niño.

 

Había padres incluso que aprendían de sus propios hijos. Todos podemos aprender de los niños.

 

Los del segundo grupo olvidaron todo lo aprendido en el campamento. Ellos volvieron a sus clases de fútbol en vez de sus clases de pintura. Era realmente porque su familia los mandaba al campamento porque estaban cansados de ellos.

 

En este último caso, no hay ambiente de amor en esas familias, no hay un respeto por la esencia del niño y por lo que él puede enseñarnos y transmitirnos.

 

Por eso es tan importante guardar y conservar el estado de creación de amor en la familia, porque es la forma de ayudar al niño a que las semillas crezcan dentro de él. Hasta pronto.

 

Please reload

Follow Us

International:

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

На русском языке:

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
Recent Posts
Please reload

Archive